Dra. Montserrat Catalá

– Licenciada en Medicina y Cirugía en 1979. Valencia

– Especialista en Estomatología en 1982. Valencia

– Doctora en Medicina y Cirugía en 1985. Valencia

– Profesora Titular de Universidad desde 1990 en la Universitat de València, encargada del área de Odontopediatría

– Directora del Máster de Odontopediatría en  la Universitat de València desde 1993

– Presidente de la Sociedad Española de Odontopediatría de 2012 a 2014

– Coeditora del libro Odontopediatría de E. Barbería, Masson 2000

– Coeditora del libro Odontopediatría de Boj, Catalá, García B y Mendoza, Masson 2004

– Coeditora del libro Odontopediatría del niño al adulto joven, Ripano 2010

– Coeditora del libro Odontopediatría  Bebés, Niños y Adolescentes. Odontología Books 2019

– Dictante habitual de cursos de actualización en el ámbito de la Odontopediatría

– Autora de numerosos artículos relativos a la Odontopediatría

Traumatismos en dientes inmaduros: El comienzo de un viaje

Los primeros incisivos permanentes aparecen en la boca entre los 6 y los 8 años de edad, cuando aproximadamente tienen la mitad de su raíz desarrollada, en un estadio de inmadurez que se caracteriza por la corta longitud de su raíz, por la amplitud de la luz del canal radicular y de la cámara pulpar, y por la falta de formación apical.

Un traumatismo dental en esta etapa de maduración puede comprometer a corto y a medio plazo la viabilidad del diente y por eso es necesario tratar los daños adecuadamente y monitorizar la evolución para detectar y resolver posibles complicaciones asociadas.

El niño que sufre un traumatismo dental en un diente que no ha alcanzado su madurez, inicia un viaje cuyo destino es conseguir la estabilidad y resistencia del diente, en el que la mejor compañía será la de su dentista y el trayecto más seguro el que marcan los protocolos terapéuticos actualizados.

Dra. Montserrat Catalá

– Licenciada en Medicina y Cirugía en 1979. Valencia

– Especialista en Estomatología en 1982. Valencia

– Doctora en Medicina y Cirugía en 1985. Valencia

– Profesora Titular de Universidad desde 1990 en la Universitat de València, encargada del área de Odontopediatría

– Directora del Máster de Odontopediatría en  la Universitat de València desde 1993

– Presidente de la Sociedad Española de Odontopediatría de 2012 a 2014

– Coeditora del libro Odontopediatría de E. Barbería, Masson 2000

– Coeditora del libro Odontopediatría de Boj, Catalá, García B y Mendoza, Masson 2004

– Coeditora del libro Odontopediatría del niño al adulto joven, Ripano 2010

– Coeditora del libro Odontopediatría  Bebés, Niños y Adolescentes. Odontología Books 2019

– Dictante habitual de cursos de actualización en el ámbito de la Odontopediatría

– Autora de numerosos artículos relativos a la Odontopediatría

Traumatismos en dientes inmaduros: El comienzo de un viaje

Los primeros incisivos permanentes aparecen en la boca entre los 6 y los 8 años de edad, cuando aproximadamente tienen la mitad de su raíz desarrollada, en un estadio de inmadurez que se caracteriza por la corta longitud de su raíz, por la amplitud de la luz del canal radicular y de la cámara pulpar, y por la falta de formación apical.

Un traumatismo dental en esta etapa de maduración puede comprometer a corto y a medio plazo la viabilidad del diente y por eso es necesario tratar los daños adecuadamente y monitorizar la evolución para detectar y resolver posibles complicaciones asociadas.

El niño que sufre un traumatismo dental en un diente que no ha alcanzado su madurez, inicia un viaje cuyo destino es conseguir la estabilidad y resistencia del diente, en el que la mejor compañía será la de su dentista y el trayecto más seguro el que marcan los protocolos terapéuticos actualizados.